Los pueblos del sur del continente americano se caracterizan por su amplia tradición cultural, arraigada en las prácticas indígenas y ancestrales de los pueblos que originalmente ocuparon estas tierras. De esta forma en la ciudad de San Juan de Pasto y sus corregimientos aledaños se encuentran manifestaciones culturales que deben tenerse en cuenta como parte de la riqueza ancestral del esta mágica región.

De esta forma en el corregimiento aledaño de Obonuco encontramos un grupo conformado por 8 personas quienes son danzante de las Mojigangas de esta localidad, caracterizados por estar integrados por hombres que se visten de mujeres y comienzan a danzar al compás de la música tradicional, representando la dualidad en cuanto a hombre y mujer, danzando, y manteniendo la tradición indígena Quillasinga, presente aun en esta localidad.

Lo que hace especial a esta muestra cultural es que el grupo se caracteriza por hacer un amplio trabajo de investigación que se ve reflejada en la simbología del vestuario, los pasos y toda la puesta en escena, dentro de una danza ceremonial y ritual. Así también su pedagogía va más allá del enseñar a los integrantes, sino que mediante sus puestas en escena, generan inquietud y muestran la tradición oral importante del corregimiento.

 

Sus presentaciones y puestas en escena se desarrollan sobretodo en el marco de las festividades de las Guaguas de Pan del corregimiento de Obonuco, empezando el día domingo en donde el grupo de integrantes, suben hasta una montaña cercana al corregimiento; es allí en el lugar conocido como Petroglifo, en donde los integrantes de la danza cambian sus ropas: para vestirse de mujeres, invocar su fuerza y comenzar a danzarle a la madre tierra.

Su recorrido desde la montaña se hace en compañía a la banda de vientos que conforman la puesta en escena. Además de ellos la coreografía y el recorrido por la localidad también la acompañan personas que se unen al festejo y al deleite de ver a los danzantes desarrollar su arte.

Las mojigangas del corregimiento de Obonuco no solo son un espectáculo amable y entretenido; conforman una herramienta pedagógica que muestra a los más jóvenes una tradición que se niega a desfallecer en el paso del tiempo.

Por: Claudia Coral-Sistema Tecnológico